Coninagro : ” El uso propio no se negocia”

El presidente de CONINAGRO, Carlos Iannizzotto, presentó la postura de la entidad en la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados de la Nación, que preside el diputado Gilberto Alegre.
La entidad dejó sentado que apoya el uso propio, que se necesita un nuevo sistema de pago, donde se pague lo menos posible y donde el Estado sea el único fiscalizador y controlador  A instancias e invitación de Alegre, las entidades vinculadas a la actividad agrícola tuvieron la oportunidad de expresar su postura.
Estuvieron presentes también el vicepresidente, Egidio Mailland, y la economista Silvina Campos Carlés.

Estos son los puntos más destacados de la presentación :

  • La entidad mantiene la misma posición que generó desde hace más de 15 años.
  • Según la ley vigente, la propiedad intelectual se paga, a través de la bolsa certificada.
  • Para las autógamas, considera que se debe modificar el sistema de pago.
  • Respecto del uso de la tecnología, es conocido que la mayoría de los productores cambia de variedad cada 3-4 años.
  • Como entidad gremial, busca una solución que no coarte la posibilidad que un productor tenga la tecnología de punta.
  • Defiende el uso propio. Para la entidad no es negociable.

 

La postura :

  • El uso propio no es negociable. es un derecho del productor y no se quiere que desaparezca.
  • El valor sí importa. se apoya un canon tecnológico único, que incluya transgénicos y germoplasma.
  • El pago también importa. el pago es en la semilla, y no en el grano. deben pagar todos, en un único sistema previsible, lo menos posible y que exista la excepción al pequeño productor (registro).
  • El control es esencial. a través de un sistema sencillo, donde el poder de fiscalización debe permanecer en el estado (INASE), a través de registros y controles.
  • La tecnología es indispensable. Se necesita la última tecnología accesible para todos los productores porque contribuye a una producción sustentable.

Para finalizar, Iannizzoto remarcó que le preocupa la comercialización de la campaña 2016/17 porque entiende que se va a volver a vivir el 2015, donde hubo  zonas grises que convulsionaron innecesariamente el mercado de granos.

Facebooktwitterlinkedin