La revolución de la biomasa

En Maizar 2016, el secretario de Agregado de Valor, Néstor Roulet, aseguró que “la Argentina tiene posibilidad de producir alimentos y biomasa desde el norte al sur y no se ha aprovechado”. El funcionario destacó a la bionergía como “diversificadora del negocio agropecuario y estabilizadora de los precios agrícolas; además aporta a la eficiencia energética, al negocio ambiental, desarrollo de generación distribuida y la complementación energética”.

 

Roulet adelantó que desde su Secretaría trabajan políticas como el aumento del uso de biodiesel en energía térmica, el incremento del corte de bioetanol en naftas al 22% y el uso de alcohol hidratado. “Queremos tener dos surtidores en las estaciones de servicio”. También dijo que se proponen aumentar el aporte del biogás y la biomasa la red nacional de energía eléctrica (400 mega wats hora mínimo). 

“Tenemos que aprovechar que vamos a tener mucho más maíz porque por ahora solo vamos a tener más camiones que se van al puerto”.

A su turno el director ejecutivo de la Cámara Bioetanol de Maíz (Biomaíz), Patrick Adam, llamó a “empezar a olvidarse de la energía fósil y pasar a la renovable”

Adam describió que con una tonelada de maíz se producen 370 litros de etanol y 320 kilos de DDGS (burlanda); mientras que con este derivado del procesamiento de maíz para etanol “se alimentan hoy en la Argentina a 700 mil vacas por día a un precio muy favorable”.

“El bioetanol es un producto ambientalmente amigable que crea trabajo y aporta valor a la economía”. En el caso de las plantas fabricantes (Bio4, Vicentín, Promaíz, Acabio y Diaser), dijo que tienen una capacidad de producción “extra” de más de 563.000 m3 día (89 milones m3 anuales) “para contribuir al aumento del corte. Y se puede dejar de usar aditivos contaminantes”.

Jorge Casanova, representante de la firma francesa Ryssen Alcools, aseguró que “en Argentina se empezaron a dar las circunstancias para que se inserte en el mundo del alcohol”. El país es actualmente el 7mo productor mundial (detrás de Estados Unidos, Brasil, China, Unión Europea, Canadá y Tailandia, “pero es el único que puede crecer a raíz de las materias primas de que dispone”. Con esto anticipó que si el país autoriza un corte en naftas de 22%  “sería el 4to productor mundial”.

En tanto, el presidente de la Cámara de Alcoholes (bioetanol de caña), Oscar Rojo, recordó que “la revolucionó del bioetanol cambió la estructura del negocio de la caña de azúcar” y que es una in industria “altamente generadora de empleo y motor de desarrollo para todo el NOA. Actualmente emplea a 54 mil personas en forma directa y 140 mil indirectos.

Facebooktwitterlinkedin