Nos solidarizamos con los trabajadores de Infomedia

Los miembros de la comisión directiva de la Asociación de Periodistas Agroalimentarios de la Ciudad de Buenos Aires deseamos expresar nuestra profunda preocupación ante la decisión empresaria de cerrar la empresa Infomedia Producciones S.A., y brindar nuestra incondicional solidaridad a todos sus trabajadores, muchos de ellos socios de nuestra entidad, en estas difíciles circunstancias.

 

Esta decisión extrema implica la desaparición del semanario Infocampo y de la revista Bacanal, cuyos cierres se suman ahora a los de las revistas El Federal y El Gourmet, ocurridos a principios de 2015. La liquidación de Infomedia Producciones S.A. supone la expulsión del mundo laboral de alrededor de 40 personas, en adición a las 40 que ya fueron despedidas en años anteriores.

En “La Porteña” consideramos que la preservación de las fuentes de trabajo debe ser una prioridad, y que cada empleo es un bien social cuya existencia debe ser garantizada tanto por los empleadores como por las autoridades gubernamentales, que tienen que arbitrar los medios para cuidarlo.

En los últimos dos años asistimos con dolor a una etapa de liquidación de medios de comunicación por parte de empresarios que actúan de manera desaprensiva, que se profundizó en los últimos tres meses y pone en jaque la continuidad laboral de miles de periodistas en todas las latitudes del país.

Al mismo tiempo, asistimos a un endurecimiento de las condiciones de trabajo en las empresas, que condiciona peligrosamente la estabilidad laboral de aquellos colegas asalariados que aun tienen la suerte de preservar su

empleo, y genera una presión insoportable hacia los comunicadores que trabajan en forma autónoma.

Frente a esta inaceptable situación, los periodistas agroalimentarios de la ciudad de Buenos Aires solicitamos a la empresa que actúe con responsabilidad hacia sus empleados, y a las autoridades del Gobierno Nacional que intervengan de inmediato con medidas categóricas, para parar de una vez por todas esta verdadera sangría que vive el periodismo argentino en estas horas difíciles.

Facebooktwitterlinkedin