Productores culpan al gobierno por “millones de toneladas” de fruta podrída

El presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Jorge Figueroa, acusó hoy de “incomprensión” al Gobierno nacional por la crisis que “vienen padeciendo las economías regionales” y culpó a las autoridades por los “millones de toneladas” de fruta podrida y el ingreso de ese alimento desde el exterior.

La situación “tiene similitud con la década del ’90”, denunció el dirigente, al advertir sobre el ingreso de frutas desde Chile mientras en el sur de Argentina, remarcó, “se están pudriendo, porque muchas de las peras y manzanas no tenían mercado, el productor no las pudo vender y quedaron en los montes”.

En declaraciones a radio Continental, Figueroa sumó su voz a la de sus colegas que alertan sobre el crítico panorama que atraviesa el sector, ante la imposibilidad de cosechar la fruta por los elevados costos que esto representa, a lo que se añade el valor de “un dólar no competitivo”.

“Es irrisorio que nos enteremos a través de los medios que está ingresando fruta y es irrisorio que el Gobierno permita esto”, lanzó.
El productor ratificó que en el último tiempo “se han podrido millones de toneladas” de manzanas y peras.

En tal sentido, habló de “un mercado brasileño que cada vez nos aleja más respecto de que viene devaluando y no nos alcanza a devolvernos la rentabilidad que necesitamos, además de un mercado interno que tiene que absorber toda la fruta que no se pudo comercializar”.
“Nos encontramos con esta incomprensión que venimos padeciendo las economías regionales, lo cual es bastante serio”, resaltó.

Al preguntársele si esta situación los hace remontar a los ’90 cuando la mercadería o alimentos que venían de afuera eran más competitivos que los que se producían en del país, Figueroa no dudó: “Tenemos bastante similitud con esa década”, expresó.
“Lo que venimos denunciando desde hace mucho tiempo es que estamos produciendo muy caro; antes, los mercados del mundo a los que les vendíamos nuestra fruta nos venía devolviendo parte de ese incremento de costos con el aumento de precios que venían dándose en esos países”, planteó.

Contrariamente, explicó, “ahora entramos en un amesetamiento de esos valores, bajó el consumo y hay una guerra de monedas que se desata en el mundo”.

“Nosotros seguimos con un dólar que no es competitivo, con costos que se siguen incrementando, lo que genera que el mundo nos vea más atractivos a nosotros para comercializar (sus productos) y no nosotros poder defender los nuestros”, advirtió.

Figueroa insistió en señalar que “mientras esto nos sucede a nosotros, tenemos que se ingresa fruta de otro país: o para bajar los precios o porque se vende mucho más barato y no hay control” sanitario, con el riesgo que eso implica.

Facebooktwitterlinkedin