La recaudación provincial agudiza su desaceleración

La recaudación de las provincias creció un 33% en promedio al cierre del primer cuatrimestre de 2015, confirmando la desaceleración advertida un año atrás, según un informe de ABECEB dado a conocer hoy.

 

Allí se destaca que, si bien este incremento de los recursos es positivo en términos reales, existe una caída de 5,5 puntos porcentuales con respecto al mismo período del año anterior.
 
La tendencia a la baja ya se verificó en 2014, cuando los ingresos fiscales redujeron su tasa de crecimiento al 38,5%, desde el 45,4% interanual que había aumentado en 2013.

Estos guarismos toman como muestra la información de las quince administraciones que cuentan con datos cerrados relativos al primer cuatrimestre. Ellas son Buenos Aires, CABA, Catamarca, Córdoba, Corrientes, Formosa, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, San Juan, San Luis, Tierra del Fuego y Tucumán. Es importante destacar que si bien no se incluye la totalidad de las jurisdicciones del país, resulta una buena muestra del comportamiento de la recaudación provincial agregada.

“Son varios los fundamentos detrás de la desaceleración observada. En primer lugar, debe notarse que el margen que tienen las provincias para realizar reformas en materia tributaria es limitado. En la actualidad, las jurisdicciones subnacionales exhiben niveles de presión impositiva récord y en un año electoral, seguir forzando esta situación no es una alternativa viable” explicó Soledad Pérez Duhalde, coordinadora de Análisis Económico de ABECEB.

Por otro lado, “la disminución en los niveles inflacionarios y el menor dinamismo que presenta el nivel de actividad terminan de configurar un escenario menos alentador que otros años”, agregó.
 
Cuando se considera la apertura por impuesto, se aprecia que el principal determinante de esta evolución es el desempeño en la recaudación por ingresos brutos, tributo que explica en promedio un 71% del total recaudado. En el acumulado anual, este ítem avanzó un 27,6% y, a diferencia de lo ocurrido en 2013 y 2014, la evolución promedio del impuesto se ubicó por debajo del aumento total en la recaudación, traccionando la baja.
 
Al desagregar por jurisdicción, se observa que 9 de las 15 provincias aumentaron su recaudación por encima del promedio en la comparación interanual, con una participación del 65% sobre el total recaudado por las provincias seleccionadas.

Entre las provincias cuyos recursos propios crecieron por encima del promedio, se destaca La Rioja con una variación interanual de 54,8%, aunque con la menor participación en el total (0,3%), jurisdicción que realizó modificaciones en las alícuotas de ingresos brutos y sellos.

En el otro extremo se ubica Tierra del Fuego, cuya recaudación creció tan solo 15% con respecto a igual período del año anterior.
 
La provincia de Buenos Aires, jurisdicción con mayor peso en el total recaudado (46,1%), obtuvo por tributos propios un 38,4% más que en el mismo período de 2014. El desempeño bonaerense en los primeros cuatro meses del año muestra que la recaudación por ingresos brutos se desaceleró (+28,6% interanual), aunque el impuesto inmobiliario logró compensarlo, exhibiendo una suba de 49,5%. La actualización de la valuación fiscal de inmuebles y el aumento del coeficiente de ajuste de la base imponible fueron los factores que se presentaron como claves.

En tanto, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (segunda jurisdicción en importancia, con el 26,7% del total recaudado), marcó un crecimiento de sólo 23,8% interanual. Esta desaceleración va en línea con la merma en los niveles de actividad económica y con una base de comparación relativamente alta, puesto que a lo largo de 2013 y 2014, con las reformas impulsadas, la recaudación avanzó a tasas promedio holgadamente por encima de la media.

Facebooktwitterlinkedin