La OMC falló en contra de EEUU en disputa por prohibición de importación de carnes argentinas

Argentina ganó ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) la controversia con Estados Unidos por la prohibición a las importaciones de carne, tras más de doce años de cierre de ese mercado con medidas sanitarias injustificadas, lo que provocó al país pérdidas estimadas en alrededor de dos mil millones de dólares.

 

La OMC dio a conocer hoy el informe del panel (tribunal arbitral ad hoc) sobre la disputa, en el que determinó que las medidas impuestas por Estados Unidos para prohibir el ingreso de carne vacuna refrigerada o congelada desde todo el territorio argentino, y de animales, carnes y productos de origen animal procedentes de la Patagonia, son incompatibles con el Acuerdo sobre Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (MSF) de la entidad multilateral.

El panel enfatizó además, que la medida contra Argentina fueron discriminatorias respecto a las tomadas con otros mercados de la región, como Uruguay, Brasil y Chile.

El fallo favorable contiene la recomendación del panel al Órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la OMC de que solicite a Estados Unidos que “pongan sus medidas en conformidad con las obligaciones que les corresponden” en el marco del Acuerdo MSF, de acuerdo con los procedimientos de la entidad multilateral, que no aplica sanciones directas a sus miembros sino que los insta a cumplir la normativa.

La Cancillería argentina estimó hoy que “la normativa sanitaria de EEUU que establece las condiciones para la importación de carne fresca desde nuestro país, entre en vigor el 1 de septiembre de este año”.

La estimación de ese plazo no obedece a las recomendaciones del panel, sino a la propia decisión del gobierno de Washington, que, en previsión del fallo adverso, anunció hace un mes a través de su Servicio de Inspección de Salud Animal y Vegetal (APHIS) del Departamento de Agricultura (USDA) que dará vía libre a la importación de carne bovina fresca enfriada o congelada de la denominada zona Argentina Norte, considerada libre de aftosa con vacunación.

El tribunal arbitral, que hoy presentó su fallo ante el OSD en Ginebra, sede de la OMC, basó su decisión en que las medidas para impedir el ingreso de carne argentina en EEUU “no tienen justificación científica, ya que no están basadas en un análisis de riesgo”, según explicó la Cancillería en un comunicado.

Al respecto, el panel reconoce que las medidas eran compatibles con la normativa internacional cuando se aplicaron inicialmente en 2001, ante el brote de fiebre aftosa en Argentina, pero que dejaron de serlo al ser mantenidas pese a las solicitudes del gobierno argentino, una vez superada la crisis en 2007, de una revisión o nueva evaluación de riesgo por parte de las autoridades sanitarias estadounidenses sobre las carnes del norte del país y sobre el reconocimiento de la Patagonia como libre de aftosa.

“En Estados Unidos no trataron de obtener información adicional ni revisaron las medidas en un plazo razonable” pese a que “los testimonios científicos exigían” esos procedimientos, argumentó el tribunal, entre otras consideraciones, para determinar que las prohibiciones impuestas por ese país a las importaciones de carne bovina fresca del norte de Argentina y de animales y productos de origen animal susceptibles a la fiebre aftosa procedentes de la Patagonia son más restrictivas de lo necesario para alcanzar el nivel adecuado de protección sanitaria vigente en el territorio estadounidense.

Por otra parte, el fallo -al que Télam tuvo acceso-, sostiene que al prohibir las importaciones desde Argentina, Estados Unidos discriminó “de manera arbitraria o injustificable” entre países miembros de la OMC donde “prevalecen condiciones idénticas o similares”.

Esta consideración alude a que Estados Unidos mantuvo la veda de carne argentina pero levantó la prohibición a Uruguay y al estado brasileño de Santa Catarina, que también sufrieron brotes de fibre aftosa, y al reconocimiento de Chile como mercado libre de la enfermedad.

Si bien Estados Unidos ya anunció que levantará las medidas, la Cancillería argentina espera que la batalla ganada en la entidad multilateral “genere un efecto demostración positivo sobre otros miembros de la OMC que imponen restricciones o prohibiciones injustificadas y sin basamento científico al ingreso de carnes argentinas, como Canadá, Corea y Japón, entre otros”.

Según estimaciones del Ministerio de Economía y de la Cancillería, cuando la reapertura del mercado se haga efectiva, Argentina estará en condiciones de exportar carne hacia Estados Unidos por 280 millones de dólares en lo inmediato, tras la pérdidas de exportaciones por 1.600 millones en los últimos ocho años a ese mercado y de alrededor de 432 millones de dólares a Canadá y México, sus socios en el Nafta.

Los frigoríficos, nucleados en el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, esperan colocar hasta 25 mil toneladas por 137 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá, que podrían ampliarse a 228 millones de dólares.

Facebooktwitterlinkedin