COPAL: LA ARGENTINA PUEDE SER UNO DE LOS PRINCIPALES PROVEEDORES DE ALIMENTOS DE CHINA

“Tenemos que trabajar para que China cumpla los compromisos asumidos, y remueva los obstáculos técnicos y comerciales a nuestros productos porque hay una enorme oportunidad para que la Argentina sea uno de los principales proveedores de alimentos y bebidas de ese país”, dijo el presidente de COPAL, Daniel Funes de Rioja, que visitó la feria de alimentos SIAL en Shanghai, y agregó: “Un aumento de las exportaciones de alimentos con más valor agregado podría dinamizar las economías regionales y generar empleo federal y de calidad. Este es el desafío que tenemos por delante”.

Funes de Rioja, que participa de la misión comercial que acompaña al presidente Mauricio Macri en su gira por China y Japón, destacó “la decisión política de que la alianza estratégica con China sea un camino de doble vía, donde nuestro país accede a financiamiento y a obras de infraestructura pero por el otro lado, vende alimentos con valor agregado”, y señaló que “la Argentina tiene que dejar de ser el proveedor número 19 de alimentos de China para estar rápidamente entre los primeros diez, y esto debe ser un compromiso del gobierno y nuestro como sector privado. COPAL está en esa línea”.

China es el octavo importador mundial de alimentos, según cifras de 2016. En la actualidad, la Argentina ocupa el puesto número 19 como proveedor de alimentos y bebidas a ese país, lo que equivale al 1,5% del total del valor importado por China. Dentro de los proveedores de América Latina, se ubica detrás de Brasil (5º proveedor con el 6,5% de participación), Chile (7º proveedor con una participación del 4,5%), y Perú (15º proveedor un 2,2% de participación).

Nuestro país tiene grandes posibilidades de estar entre los primeros diez proveedores de alimentos y bebidas de China ya que produce prácticamente todo lo que demanda.

Asimismo, el dirigente dijo que “no hay posibilidad en el mundo moderno de que no haya un partenariado público privado. Cuando hay respeto a la actividad privada, a la seguridad jurídica, esa asociación se da naturalmente respetando diferencias si las hay, pero asociándose con un fin común que es vender alimentos al mundo”.

El principal desafío es diversificar la matriz de exportación a ese destino, incorporando productos de mayor valor agregado. Por otra parte, resulta fundamental que se concreten los acuerdos sanitarios, las visitas para la habilitación de plantas, simplificar los trámites de registro, y promover la coherencia regulatoria entre otros.

Respecto de las importaciones chinas desde el mundo, el primer sector importado en el año 2016 fueron carnes y vísceras comestibles (21%), mientras que en el año 1996 representaba sólo el 3% del total de compras del exterior. Otro sector de relevancia es el de frutos comestibles, que ocupa el tercer lugar en términos de valores de importación del mundo (11% del total), que también creció en participación en los últimos 20 años, ya que en 1996 era el sexto rubro importado y tenia una participación del 4%. El resto de los sectores que ganaron relevancia en la canasta de compras externas chinas fueron “panadería, galletería y pastas” (8% en 2016; 0,3% 1996) y “lácteos, huevos y miel” (7% 2016, 1% 1996). Esto evidencia el cambio en las pautas de consumo de la población china, producto del crecimiento económico acelerado y mayor concentración en centros urbanos.

Facebooktwitterlinkedin